Breaking Bad y la Pirámide de Maslow

¿Qué tiene en común Walter White, el personaje de la grandiosa serie Breaking Bad y la famosa pirámide de las necesidades propuestas por Maslow?

Pues todo y nada…Os cuento: pensamos que la vida del protagonista de la serie americana es un ejemplo magnifico para demostrar como una vez que vamos superando las necesidades básicas diseñadas por Maslow, nuestros objetivos vitales se van trasformando. De tal manera que, cuando vamos ascendiendo a las necesidades más altas, las que dejamos atrás pierden interés y significado para nosotros.

Comencemos explicando muy brevemente la Teoría de Maslow, que fue propuesta a mediados del siglo XX y que afirma que todos los individuos tenemos una serie de necesidades que están jerarquizadas en niveles. De tal manera que, en un primer nivel estarían las necesidades fisiológicas (motivaciones primarias, comida, salud…), en una segundo escalón todas las relacionadas con la seguridad (laboral, familiar y social), en el siguiente comienzan las que se refieren a la afiliación (social, laboral y familiar), tras las que pasamos a las más altas que se refieren al reconocimiento y la autoestima.

Breaking Bad es la historia de un profesor de Instituto de Alburquerque (USA) que con 50 años le detectan un cáncer de pulmón. Tras asumir la noticia, se plantea como su meta prioritaria en lo que le queda de vida será dejar solucionada económicamente la vida de su mujer y su hijo adolescente con una discapacidad y su hija que aun no ha nacido. Resumiendo… decide fabricar una droga llamada metanfetamina y ganar el suficiente dinero para su familia cuando él falte. En el proceso ( seis capítulos) se convierte en un narcotraficante despiadado y sin escrúpulos.

Es esa transformación (que nos parece fascinantes y nos vuelve locos)… se pone en evidencia como cambiamos las personas al ir consiguiendo nuestros objetivos en la vida. Lo que queremos contaros es como a medida que el personaje va ascendiendo en los escalones de la Pirámide de Maslow va convirtiéndose en otro ser diferente.  Como una vez arriba, se transforma todo lo que esta debajo y se disuelve como si no existiese. Según la teoría mencionada las personas se sienten mas motivadas por lo que buscan que por lo que ya tienen. Olvidamos siempre lo que ya tenemos y queremos conseguir lo siguiente, perdiendo la perspectiva y transformándonos como persona.

El personaje de la serie encarnado por Bryan Cranston, es un “fracasado” de la vida… En capítulos posteriores nos contarán que pudo triunfar con una empresa fundada por él y que vendió justo antes ser un éxito gracias a sus descubrimientos. Las clases que imparte no le motivas, es una persona muy valida, inteligente y muy preparada que la vida no le ha querido dar una oportunidad y que se esta desperdiciando su talento en un instituto.

Necesidades fisiológicas y de seguridad

En los primeros capítulos de la serie nos presentan un personaje en una posición personal y profesional donde sus necesidades básicas no están cubiertas al 100%. El sueldo de profesor no le llega para pagar sus gastos y se ve obligado a trabajar en un lavadero de coches, donde si el trabajo no fuera humillante, un jefe inútil le humilla y le hace trabajar mas horas y días de los que debe.

Walter White se encuentra atrapado en este nivel inferior de las necesidades de Maslow, no tiene cubiertas completamente las necesidades básicas. Cuando le comunican su enfermedad y que le queda poco tiempo de vida, sus esquemas mentales cambian completamnete. Ahora sus “necesidades” son otras, sus objetivos se van a enfocar a dejar solucinada la vida de su familia una vez haya muerto (una casa, los estudios de su hijo, etc…).

Necesidades de afiliación

Las siguientes necesidades están relacionadas con la “afiliación”. Estas necesidades son de suma importancia, de hecho están situadas justo inmediatamente después de las más básicas. Son las que se refieren a la “pertenencia” a la familia, a una sociedad (grupo social) o a un colectivo y van a estar relacionadas con la amistad y con el afecto. En la serie la familia es un pilar básico para nuestro protagonista al igual que su compañero de fatigas, por el que en muchas ocasiones arriesga hasta su vida.

Pero no es hasta que no llegamos a la cumbre de la pirámide cuando nos damos cuenta de cómo el personaje olvida todas las demás en una busca desesperada y ciega por conseguir el éxito, el poder, la fama y reconocimiento, no solo por los demás si no por si mismo.

Necesidades de reconocimiento

Tras convertirse en un “fabricante” de la mejor metanfetamina de la ciudad, Walter White pierde el rumbo y una serie de acontecimientos le van hacen convertirse en un asesino despiadado, que lo único que busca es el poder. Hasta tal punto nos parece interesante la transformación, que en ese proceso llega a olvidarse de todas sus motivaciones originales, sus objetivos prioritarios para obsesionarse únicamente con llegar a lo mas alto de la pirámide y conseguir lo que Malow llama “reconocimiento”. Esto ocurre en muchas ocasiones, con los poderosos y las personas que triunfan. Ocurre, que todo pierde su valor y significado. El dinero no importa, es una herramienta más para conseguir el respeto, el poder…

A nuestro protagonista le obsesiona el dinero que va acumulando hasta que pierde su valor y su significado, ya no le sirve… ahora lo que quiere desesperadamente es el poder, sólo le mueve ser poderoso… Controlar el mercado de la droga. Para ello, no duda en matar, maquinar planes perfectos con la única idea de manipular a los que le rodean.

Otro de los ejemplos que plasma esta obsesión esta representado por uno de los signos de poder y obstinación mas importantes en nuestra sociedad. Se trata des automóvil, en toda la serie no cambia el coche que tenía, un sencillo y utilitario Pontiac Aztek, que va a permanecer a su lado en todo momento y que con todo el dinero que tiene no va a comprar otro (en un capítulo compra un cochazo para él y su hijo pero lo destruye). La necesidad de reconocimiento que necesita cubrir obsesivamente le hace olvidarse de todo lo demás, hasta llegar a perder todo, su familia (necesidad de afiliación), el trabajo (necesidades básicas), la posición social…

Las diferentes necesidades vitales influyen decisivamente en el comportamiento de cada uno de nosotros.  Estas van a modificar nuestro comportamiento diario y las siguientes metas que nos marcamos van a influir en las que desechamos o olvidamos. Si lo analizamos fríamente veremos que una vez que superamos y tenemos cubiertas las necesidades inferiores nuestros objetivos y metas van a transformarse únicamente cuando las hemos conseguido. Por eso es necesario mirar hacia a tras y ver lo conseguido, con el fin de no perder el rumbo ni la prespectiva.

Pero en muchas ocasiones alcanzar la cima nos puede llevar a cambiar la percepción de nuestro entorno. De hecho es habitual que suceda. Por eso la familia (afiliación) debe guiarnos y hacernos ver la realidad.

Necesitamos que los demás nos reconozcan, que nos respeten y que afirmen nuestra valía y poder. Es lo que termina ocurriéndole al protagonista. En la serie llegados al punto que hasta el protagonista se cambia el nombre por el del químico alemán “Heisenberg”. Ahora tienen todas las necesidades cubiertas, tiene dinero para que su familia viva cómodamente durante muchos años. Las necesidades de afiliación con su familia las pierde, su mujer no puede soportar que su marido sea un asesino… Sólo le queda el poder y que los demás le reconozcan como “todopoderoso”… Ese va a ser su objetivo final durante mucho tiempo. Se deshará de todos los narcos y jefes hasta conseguir ser el jefe de la droga.

Autorrealización

Una vez superado un “escalón” una etapa sólo nos preocupará conseguir o superar la siguiente y así hasta llegar a la autorrealización. El ya Heisenberg, que incluso ha sufrido una trasformación física (cambio de imagen), es un asesino poderoso que lo único que quiere es que la gente le tenga miedo y le respete. Es en este momento cuando dice su famosa frase “say my name” di mi nombre, “reafírmame” para reforzar mi ego. Yo tengo el poder, “yo soy el mal”,  yo soy el mas grande…

Lo que Maslow no contó que en la serie ocurre es que la pirámide no es cíclica, al llegar arriba no vuelve a su base…En la serie de Breaking Bad al final, cuando ha perdido todo, lo único que quiere ahora retomar su objetivo inicial, volver al primer escalón de la pirámide y conseguir la estabilidad económica para su familia. Que era para lo que empezó todo, su único y verdadero objetivo marcado en su propia y única pirámide.

maslow breaking bad

Anuncios

Un comentario en “Breaking Bad y la Pirámide de Maslow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s